• Teléfono: 663 399 197


La plata y la alpaca

La plata es uno de los metales más valorados, especialmente para la elaboración de joyas y cubertería. Explicamos algunos detalles para diferenciar a primera vista la plata de la alpaca.

La plata 999, que indica que la pieza es elaborada con 99% de plata, es de la mejor calidad que podemos encontrar. Con un color brillante y pulcro, casi similar al blanco, estas piezas suelen ir marcadas con el número que indica su pureza.

 

 

 

 

 

 

También podemos encontrar la 950 o 925, muy popular en el mercado. La denominación 800/100 también se considera plata genuina, sin embargo por debajo de este número cualquier otra denominación ya no es considerada plata de calidad. Una de las primeras claves para diferenciar la plata de la alpaca es sentir el peso de la pieza.

La plata es un metal pesado si se le compara con otros de menos calidad como la alpaca o el cobre, que suelen ser bastante livianos. Por eso si eso que deseas comprar es demasiado leve, es seguro que no se trata de plata. Las siglas S.S son otra señal importante. Las piezas elaboradas en plata cuentan con ella, mientras que las que tienen simplemente un baño de plata, pudiendo haber sido elaboradas en materiales baratos como la alpaca, cuenta con las siglas S.P. El color de la alpaca, similar al acero, es otra señal que delata a este material por encima de la plata.

La plata 950 y 925 cuenta con un aspecto muy brillante y llamativo, en un tono casi blanco. En cambio la plata 800 es de un tono brillante pero más amarillento.

En cualquier caso, la apariencia difiere mucho de una imitación de alpaca. Cuando a pesar de todas estas señales tienes aún dudas, lo mejor es usar un imán.

La plata de calidad no se pegará al imán, mientras que otros metales baratos si lo harán. Así conseguirás salir de dudas rápidamente.



Atras