• Teléfono: 663 399 197


La Porcelana de Sevres

En 1740, la Manufactura de Vincennes se fundó con el apoyo de Luis XV y Madame de Pompadour. Los primeros experimentos fueron hechos por los hermanos Robert y Gilles Dubois que procedían de Chantilly, para competir con las producciones de la porcelana de Meissen y de Chantilly, hacia 1745 se obtuvieron grandes resultados bajo la dirección del matrimonio Gravant, sobre todo con la creación de modelos de flores de porcelana para decorar lámparas u otros usos.En 1756 la fábrica fue trasladada a Sèvres a un edificio construido por iniciativa de Madame de Pompadour, cerca de su castillo de Bellevue. La manufactura se adjunta como real factoría en 1759.

 

 

 

 

A mediados del siglo XVIII, la fábrica produjo una porcelana china. Las innovaciones más importantes fueron los colores de fondo y el uso del biscuit para pequeñas esculturas. El primer color y el más célebre fue el azul intenso, utilizado por primera vez en 1749, en las primeras obras se aprecian ligeros corrimientos del color, que más adelante fue perfeccionado y se combinó la decoración con oro de 24 quilates que se aplicaba en ligeros relieves y que en toda Francia solo podía ser usado por la fábrica Vicennes-Sècres. El segundo color fue el azul celeste que reproducía algunas porcelanas chinas. En 1756 se introdujo el color verde prado, que se combinada con el azul o el rosado. Este último color, fue llamado el «rosa Pompadour» o «rosa Du Barry» nombres de las dos favoritas de Luis XV. Este rosa fue elaborado en 1757 por el químico Jean Hellot y se empleó con frecuencia durante una década y raramente después.

Los motivos decorativos más habituales fueron las ramilletes de flores «rocaille» de gusto rococó así como paisajes con amorcillos rosados o azules sobre fondo blanco, las vajillas adquirieron formas de gran refinamiento debido a los grandes artistas empleados en la manufactura, entre los que se puede destacar al orfebre Jean-Claude Duplesis que estuvo trabajando, desde la inauguración en 1756 de los nuevos edificios de la Manufactura de Sèvres, diseñando vajillas y grandes copas o jarrones.

La fábrica se distinguió también por la creación de pequeñas esculturas o estatuillas realizadas en biscuit realizadas en color blanco, los artistas se inspiraron en escenas galantes y pastoriles derivadas del pintor François Boucher, fueron modeladas por escultores como Jean-Jacques Bachelier o Étienne-Maurice Falconet. Estos biscuits realizados antes de 1766 fueron realizados con porcelana de pasta blanda y los posteriores con porcelana de pasta dura. Estas figurillas no llevan la marca de fábrica real de las dos L entrelazadas, aunque algunas presentan las iniciales B o F grabadas.

 



Atras